HABLAN NUESTROS PERSONAJES

 

 

 

 

EVA, LA AGRICULTORA DEL FORN D’ALCEDO

 

¡Hola! Soy Eva, vivo en Forn d’Alcedo, en l’Horta Sud, soy bióloga y agricultora en ecológico.

Me apasiona ser agricultora, a pesar de que el trabajo en la Huerta es muy duro, siempre tengo cosas que hacer, pero eso yo ya lo sabía porque mis padres eran agricultores y siempre madrugaban mucho para ir a la Tira de Contar a vender sus hortalizas.

Aunque yo también me levanto muy temprano todos los días, especialmente en verano cuando hace más calor y hay que aprovechar las horas con menos sol para trabajar, me encanta mi trabajo. El día que más disfruto es el martes porque es día de riego. Yo continúo regando a la manera tradicional, utilizando el agua de la acequia de Favara, como hicieron mis padres y mis abuelos.

El agua es un bien escaso, un recurso natural importantísimo que no debemos desperdiciar.  Sin agua las plantas no pueden sobrevivir, por eso es tan importante y tengo que estar muy atenta a cuando llega el agua por la acequia y no desperdiciarla.

Me encantan los animales y como trabajo al aire libre puedo pasar mucho tiempo con mi perro Boro. Es un perro pastor y es el encargado de recoger las gallinas para volver a meterlas en el corral. Tener gallinas me viene muy bien, se comen las malas hierbas y me dan huevos. ¡Aquí no se tira nada!

Además, el año pasado construí mi propio hotel para insectos, porque tener la huerta llena de estos animalitos beneficiosos ayuda a proteger los cultivos y a reducir el uso de pesticidas y abonos químicos contaminantes. Mi sueño es que mi huerta sea totalmente sostenible; todos los días trabajo y me esfuerzo para ir mejorando en esa dirección.

¿Queréis que os cuente cómo lo estoy consiguiendo? Mira en la sección Aprende Agricultura.

 

 

MIGUEL ÁNGEL, AGRICULTOR DE VINALESA

 

¡Hola! Soy Miguel Ángel, vivo en Vinalesa, l’Horta Nord, desde hace cinco años soy agricultor en ecológico y me dedico a vender mis hortalizas.

Cuando era pequeño no me gustaban las verduras. En mi casa, mi plato de espinacas podía estar dando vueltas tres días, nunca me las comía. Ahora ya me las como y he descubierto lo bueno que es llevar una dieta equilibrada y saludable, por eso vendo mis hortalizas, para que todo el mundo pueda acceder a una alimentación adecuada a un precio justo.

Me siento orgulloso de mi proyecto, produzco alimentos de calidad, utilizando los recursos naturales de una forma sostenible y causando el menor impacto en el medioambiente. La sabiduría de la agricultura tradicional y mi curiosidad me han llevado a explorar formas más respetuosas de trabajar la tierra, aprovechando todos los recursos a mi alcance.

Por ejemplo, utilizo el estiércol de los caballos de mi vecino como abono, cenizas de la estufa para algunos cultivos como los ajos etc, pero de lo que más orgulloso me siento es de mi compostera. La he construido yo mismo y ya no dependo de nadie para conseguir el mejor abono para la tierra.

¿Queréis que os cuente más trucos de agricultura ecológica?  Mira en la sección Aprende Agricultura.

CABEZA DE CHORLITO, AUTOR/A DEL ROBO DE COSECHA… Y A MUCHA HONRA

 
Mi nombre es Cabeza de Chorlito y me encanta la naturaleza, por eso siempre que puedo salgo a pasear. Como últimamente tengo que conformarme con salir cerca de casa, paseo por la huerta, aunque no se me da muy bien la verdad.

 Un día, mi vecina me llamó la atención ¡No entendí nada! Porque ella también paseaba por allí con sus perros. Me dijo que no todos los restos orgánicos se descomponen igual, que las cacas son cacas, no abono y que hay que recogerlas. Al día siguiente, un señor me hizo salir de dentro de un campo, que si estaba destrozando los caballones me dijo.

Por si fuera poco hasta mi madre me increpó por entrar en un campo y coger un par de tomates. Me dijo que tenía muy poca vergüenza. ¡No entendí nada! Pero si sólo eran un par de tomates para una ensalada, ni que estuviera robando toda la cosecha, además ella el otro día volvió con una bolsa entera llena de cebollas. Me explicó que ella había ido a espigolar, que tenía permiso del propietario, que esa era la diferencia, que yo estaba robando. Robando o no, sólo eran dos tomates de un campo con cientos de ellos ¿Qué problema puede haber en eso?

LA ABEJA LAIA, UNA ABEJA AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS

 

Hola, soy la abeja Laia, y vivo muy preocupada.

Tener un día conmemorativo es muy mala señal, quiere decir que tienes un grave problema. Sólo hay dos días conmemorativos referentes a insectos, el día mundial del insecto comestible, que pinta muy mal para ellos, y el día mundial de las abejas, que pinta muy mal para nosotras.

La verdad es que he tenido muy mala suerte en esta vida, siempre trabajando, casi sin tiempo para ir de flor en flor y siempre vestida de rayas, con lo poco favorecedoras que son. Igual por eso todas las personas piensan que soy agresiva y me tienen manía. Por si fuera poco, ahora estoy en riesgo de extinción.

Si supierais todo lo que he hecho por vosotros… ¡otra abeja zumbaría!

MARTA, LA FLOR INDIGNADA

 

Soy una flor y me siento discriminada dentro de la naturaleza. Nuestra función es la reproducción de las plantas, la producción de frutos y semillas, algo muy importante porque de nosotras depende el mantenimiento de  la biodiversidad.

Cuando estás plantada lo tienes muy difícil para reproducirte, por eso las flores hemos creado la estrategia de marketing más eficaz de la historia. Con nuestros colores y aromas hemos conseguido atraer a los animales polinizadores, hemos estudiado sus gustos y hemos evolucionado en función de sus preferencias, para atraerlos y a cambio de néctar esparcir el polen y reproducir la especie.

Inteligente ¿Verdad? Pues a pesar de todo, todavía solo se nos considera hermosas y delicadas y se nos sigue juzgando por nuestro aspecto exterior. ¡Las flores no somos tontas!

MARCEL, EL PULGÓN TERRORÍFICO 

 

Los que me llaman parásito ¡No saben lo que dicen! A mi, el súper villano de la naturaleza. Con sólo un par de milímetros de tamaño soy el terror de los cultivos, el dolor de cabeza de agricultores y agricultoras.

Tengo el súper poder de transmitir enfermedades a las plantas y debilitarlas y la habilidad de controlar un ejército de hormigas. Vivo debajo de las hojas o en las yemas tiernas, donde clavo mi aguijón y no paro de chupar y chupar. Por donde paso arraso con todo.

 ¡Savia gratis y a vivir! Ese es mi lema. Sólo tengo que preocuparme de la reproducción de mi gran familia, que colonizaría el mundo si no fuera por las mariquitas, mi más temible adversario.

LLUM, LA MARIQUITA INFATIGABLE

¡No nos juzgues por lo que ves! A veces la primera impresión no es la buena y sobre eso las mariquitas sabemos mucho.

Las mariquitas somos las fuerzas especiales de la lucha biológica, unas currantas de la naturaleza. Nuestra misión es controlar a nuestros enemigos, otros insectos como el pulgón, parásitos dañinos para los cultivos y devorarlos sin piedad. Los mantenemos a raya. Sin embargo, todos los días debemos enfrentarnos a una lucha más difícil, la lucha contra los estereotipos.

¡Qué nuestro aspecto no os engañe! Aunque nos haga parecer más una flamenca que a un maestro del Kung-Fu, lo tenemos para protegernos de otros depredadores, con nuestros vivos colores les estamos avisando de que somos venenosas y tenemos mal sabor… Y ¿sabéis? Funciona ¡Que sabia es la naturaleza!

DANI, EL CARACOL QUE DETESTA LA PAELLA

 

Mi nombre es Dani y soy un feliz caracol.  Vivo tranquilo en un huerto, debajo de una teja, esperando la lluvia para poder deslizarme por la hierba húmeda. Cuando escucho las primeras gotas estrellarse contra la tierra, mi cabeza vuela y empiezo a cantar… aunque no siempre ha sido así.

Hace unos meses vivía en una alquería, junto a un huerto de naranjos, con un grupo de caracoles. ¡Qué tiempos! Vivíamos al límite y no teníamos miedo a nada, igual nos comíamos los brotes verdes de la planta del dinero como nos arriesgábamos con las fresas. Hasta que un día, mis compañeros empezaron a desaparecer sin dejar rastro, no entendía nada, no había trampas de cerveza ni nada parecido, así que empecé a investigar. Finalmente descubrí que en el pueblo habían organizado un concurso de paellas y los caracoles estábamos en búsqueda y captura ¡Es lo que tiene estar en el escalón más bajo de la cadena alimentaria!

Sólo y asustado me marché, encontré un nuevo huerto sin valencianos a la vista y ahora estoy mucho más tranquilo ¡Aunque tenga que estar atento de no cruzarme con ninguna gallina!

CAROLINA, LA LOMBRIZ EXCAVADORA

 

Soy la lombriz Carolina y aunque soy arqueologa y lo mio es hacer túneles, soy una apasionada de la ciencia. En mi familia siempre hemos destacado como ingenieras, químicas… y nuestros trabajos sobre los fertilizantes naturales y el suelo siempre han sido muy valorados ¡Incluso mis antepasados trabajaron codo a codo con Charles Darwin!

Trabajamos incansablemente para mejorar el rendimiento de los cultivos, curar enfermedades de la tierra, mejorar los ecosistemas y pese a todo, las lombrices normalmente pasamos desapercibidas; abejas, mariquitas, mariposas… siempre se llevan el mérito. ¿Pasa lo mismo entre los seres humanos? ¿Será porqué vivimos bajo tierra? A mi me da igual, yo disfruto con mis experimentos… chicos y chicas, atención: ¡La ciencia mola!

UN JUEGO EDUCATIVO Y DE ESTRATEGIA DE HORTA VIVA©

 

info@juegodelahuerta.com

 

2020 - El Juego de la Huerta® - Todos los derechos registrados


www.juegodelahuerta.com - Una web de Kebes